Cómo mezclar estilos de decoración: Aprende a utilizarlos en la reforma de tu casa.

21 marzo 2022

Los interiores monótonos y aburridos es algo que cada vez nos gusta menos. Nos gusta mezclar. Pero no sólo porque el hecho de mezclar estilos sea tendencia sino porque lo que queremos es que nuestras casas parezca que están vivas, que sean muy personales y que sean distintas al resto. Por eso te vamos a dar las pautas sobre cómo mezclar estilos y que aciertes con ellos. Mezclar bien enriquece un espacio. Esto es una verdad absoluta. Pero el hecho de mezclar no quiere decir que acabemos convirtiendo nuestra casa en un mercadillo, no vale cualquier cosa. Al final, todo esto siempre tiene que llevar un orden y un concierto. Por eso ahora te vamos a dar unos cuantos tips que solemos utilizar en nuestros proyectos y que puedes utilizar en casa para conseguir esta mezcla.

1º Piensa y planifica

Es decir, no podemos liarnos a comprar a lo loco. Deberemos tener bien en cuenta qué espacio queremos decorar, qué dimensiones tiene, con qué luz natural cuenta, cuáles son los elementos que vas a necesitar para hacerlo funcional y también pensar un poco cuáles son tus gustos, cuál es tu estilo y qué toque le quieres dar, qué sensaciones quieres conseguir. Por ejemplo, piensa que quieres decorar el salón de casa. Tienes que ver qué dimensiones tiene, qué espacio tiene, la altura de techos, la luz natural que tiene. Luego tendrás que pensar en qué elementos vas a necesitar, mínimo será un sofá, una mesa de centro, el mueble de la televisión; y si es también comedor, una mesa grande con unas sillas. Así, ya sabrás más o menos el número de elementos que tienes que comprar, tendrás cuáles son y podrás distribuirlos con los distintos estilos.

Y hablando de estilos, tendrás que pensar cuál es el que te gusta. Por ejemplo, yo soy muy apasionado del nórdico, quiero que mi salón sea nórdico porque me gustan las paletas de notos neutros, me gustan los sitios que sean muy luminosos, pero no tengo ganas de que mi casa parezca un catálogo y quiero darle un toquecillo de color; que por ejemplo podríamos aportarlo añadiendo algún otro elemento de otro estilo. Este es el punto de partida del que tenemos que iniciar antes de dedicarnos a mezclar.

2ª Regla 80-20

No hay un número limitado de estilos que tengas que utilizar. Ahora si bien, si estás empezando no te aconsejamos que utilices más de dos estilos, y quizás alguna pincelada de un tercero. Pero en principio dos, para que no nos liemos y al final todo acabe terminando demasiado confuso. Aquí el truco está en utilizar la regla del 80-20: El 80% de mi estilo favorito, el 80% de elementos, piezas y colores serán de mi estilo favorito, y el 20% del segundo estilo que más me guste. Si volvemos al ejemplo que te estábamos contando antes del salón, el 80% sería el estilo nórdico, y como queríamos darle un toquecito de color, ese 20% sería el estilo mid century, añadiendo unas butacas de color o una alfombra de estampado geométrico.

3º Distribuye los estilos

Al igual que hemos utilizado una cantidad para estimar la cantidad de cada estilo que queríamos utilizar, vamos a hacer lo mismo con el reparto del espacio. Volviendo al ejemplo anterior, el del salón, que teníamos un 80% nórdico y un 20% mid century, no concentres el 80% que teníamos del nórdico en un lado y el 20% en otro; porque así lo que vas a hacer es conseguir todavía esa sensación de que todo está separado y no tiene conexión. Es decir, si no quieres repartir los elementos mezclados dentro de todo el espacio. Y esto nos va a servir de referencia respecto al resto de estancias de la casa. No tienen que ser idénticas, ni muchísimo menos usar los mismos elementos, pero sí deben tener una coherencia y conexión. Es decir, si estabas utilizando el nórdico porque es un estilo que te gusta, vamos a utilizarlo en todas las estancias de la casa y vamos a añadir pequeños puntos diferenciadores, ese 20%, sí que me puedo permitir que en cada estancia sea distinto, o dentro del mismo estilo que tengan connotaciones o piezas completamente distintas. Que la casa tenga al final una unidad, que no nos parezca que estamos visitando una tienda de muebles en la que cada habitación o cada espacio es distinto.

 

4º Colores limitados

 

Utiliza una paleta de colores limitada. De esta manera te va a resultar muchísimo más sencillo. Porque, aunque estemos mezclando distintos estilos, distintas piezas que nada tienen que ver entre sí, el hecho de tener una paleta de colores en común nos va a ayudar muchísimo, aunque unifiquemos el espacio, para que tengas un hilo conductor y sepas qué comprar en cada caso. Te ponemos un ejemplo de esto: Ahora verás mucho, en distintas casas, revistas, restaurantes, que la mesa de comedor ya no los tiene a conjunto, sino que se ponen cada una de una manera, que se lleva mezclar. Si por ejemplo quieres conseguir un resultado que sea muy llamativo, quieres poner sillas completamente distintas, que cada una sea de un estilo. Entonces, para que aquello no parezca un catálogo de sillas, utilizaríamos el color como un elemento común, es decir, poder elegir todas mis sillas en negro y que unas vayan en estilo industrial, otras en nórdico, varias en clásico. Este mismo consejo sobre elegir una paleta, podrías utilizarlo también para elegir una paleta de estampados. Que tengamos claro que podemos mezclar rayas y flores, que es una combinación que funciona, y que utilices esas rayas y flores en los dos o tres estilos que vayas a mezclar. No vayas a elegir unas rayas y flores para un estilo y luego al cambiar de estilo vuelvas a meter otro estampado completamente distinto. Porque de esa manera vas a conseguir un batiburrillo. Igual a la hora de elegir texturas y materiales. Es decir, si uno de los estilos tiene madera que el otro tenga también algo de madera, metal, etc. Aunque sean estilos diferentes, que acabe al final todo teniendo una coherencia.

 

5º Foco de interés

 

Otro truco muy bueno, más que partir de un estilo que igual te resulta más complicado, es que partas de una pieza estrella; es decir, el foco de interés de nuestro espacio. Imagínate por ejemplo que te gusta mucho el sofá Chester tapizado en cuero marrón, es un sofá con un toque clásico, vintage, que queda muy sobrio; es decir, es la pieza que te gusta. Y el salón va a girar en torno a él. Si tienes claro que tienes ese estilo clásico, estilo vintage, también los colores marrones tienen esa connotación más sobria, más masculina, que podría combinar también con el estilo industrial. Aquí ya tienes nuestra mezcla. Y en vez de partir de un estilo, hemos partido de una pieza que nos gusta mucho.

 

6º Mezcla diseño y low cost

 

Lo bueno que tiene mezclar es que nos permite jugar con todo tipo de presupuestos. Combinar es ideal también para que mezcles piezas que puedan ser de diseño y que nos requieran una mayor inversión, con piezas que tengan un presupuesto low cost. Por ejemplo, puedes estar utilizando una mesa de diseño y acompañarla con sillas de empresas low cost. De esta manera vos a conseguir un ambiente distinto, un ambiente muy personal, que tiene un toque de prestigio, pero sin arruinar tus bolsillos.

 

7º Evita excesos

 

Es uno de los más importantes. Simplemente el hecho de pensar en mezclar te hace tender a incorporar muchísimas más piezas para meter más estilos y, al final, lo que acabamos consiguiendo es que aquello parezca un caos, que quede muy recargado. No pienses en mezclar con exceso. Se trata de tener las mismas proporciones lógicas que tendrías si eligieras un estilo, pero dividiéndolo en dos. Para que veas todo lo que se puede mezclar vamos a darte algunas mezclas de estilos que creemos funcionan bastante bien:

 

) Nórdico con Mid century

 

El estilo nórdico al final es uno de los estilos más combinables. ¿Por qué? Porque tiene una paleta muy neutra, son muebles muy sencillos, son espacios muy luminosos, con lo cual al final es fácil incorporarle otro elemento. Lo que nos falta a nosotros algunas veces en el nórdico es ese toque de alegría y de color; por eso todos los muebles de diseño de estilo mid century que muchos de ellos tienen su origen también en el estilo nórdico, les puede dar este toque de color que a veces les falta  o incluso incorporar estampados. Ya sabes que el mid century utiliza colores fuertes (verdes, azules), estampados geométricos. De esta manera estos dos estilos se complementan a la perfección.

 

2º) Minimalista y Art-decó

 

Ya puedes decir que son estilos completamente opuestos. Y nosotros creemos que por eso funcionan tan bien juntos, poque son muy distintos. Los estampados geométricos, las líneas con movimientos, las curvas con formas, los toques de brillo que tiene el latón que se utiliza mucho en el art-decó en complementos, sobre todo en lámparas, en cuadros, esculturas, le puede dar ese toque tan elegante y sofisticado que falta al minimalista que es demasiado sobrio.

 

) Rústico y moderno

 

Pensar que no se puede mezclar rústico y moderno es un error de libro. Precisamente porque los acabados modernos, los interiores modernos, tienden a ser muy rectos, con líneas muy sencillas, muy minimalistas; precisamente el rústico que suele introducir piezas que son muy fuertes, muy robustas, con mucho carácter le van a dar ese contrapunto especial.

 

4º Industrial y vintage

 

El industrial tiene esa inspiración de loft neoyorkino, de antigua fábrica. Utiliza ladrillo, estructuras vistas, acero. Tiene un toque muy urbano, pero a  veces nos puede parecer muy impersonal. Por eso utilizar piezas de origen vintage, que son muebles que tienden a ser recuperados, que tienen mucho color, que se ven vividos, van a hacer que le añadas ese toque tan natural de casa vivida, a este espacio.

 

Por supuesto hay mil combinaciones más, aquí te hemos indicado las que están más en auge. Si quieres que en I Loft nos encarguemos de la reforma de tu hogar, llámanos al 968 97 79 72 y cuéntanos tu proyecto, nuestro equipo te echará una mano. 

 

 

 

 

Últimas Noticias

Cómo mezclar estilos de decoración: Aprende a utilizarlos en la reforma de tu casa.

Los interiores monótonos y aburridos es algo que cada vez nos gusta menos. Nos gusta mezclar. Pero no sólo porque... Ver artículo

Aprende a mezclar estilos de decoración

Los interiores monótonos y aburridos es algo que cada vez nos gusta menos. Nos gusta mezclar. Pero no sólo porque... Ver artículo

estilo-de-diseno-para-la-reforma-de-tu-casa-en-Murcia.jpg

Cómo descubrir fácilmente tu estilo decorativo para la reforma de tu casa.

Llegar a encontrar el estilo que realmente te gusta y te identifica es algo que te trae de cabeza. Tienes... Ver artículo

Reformas Murcia

Diez cosas que no debes hacer nunca durante la reforma de tu casa ( sin ser profesional)

Los consejos que te vamos a dar van a ser tras nuestra experiencia. Te van a ir muy bien porque... Ver artículo

Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar